martes, 11 de julio de 2017

Día 10 - Murcia - Caravaca de la Cruz (95 km's)

¡Reto 2 de 3 CONSEGUIDO! Si ayer me convertí en Caballero del Cid, hoy conseguí el certificado como peregrino de la Vera Cruz.

El día empieza más temprano de lo normal, atemorizado por la Ola de Calor, me despierto bien temprano, preparo el cuerpo y para las 7 de la mañana estoy saliendo en busca del camino que me lleve hacia Caravaca. Encontrar la señal es sencillo, pues la noche anterior en mi tour por la ciudad, me encontré por donde pasaba la senda y ya iba a tiro fijo.

La salida de Murcia de esta ruta es por un carril de bici, compartido con viandantes. Son unos 9 km's los que me toma hasta empezar por camino de tierra. Durante ese tramo me encuentro multitud de gente haciendo deporte, las calores murcianas hace que la gente aproveche la fresca del día para hacer sus ejercicios.



Hoy me he levantado pletórico y me ha dado por saludar a todo el mundo, mientras tanto analizo como somos los humanos, si no digo nada, nadie da los buenos días, la gente está en su propio mundo y no se inmuta de que un viajero le está deseando un "buen día". Eso sigue afianzando mi teoría que en localidades donde hay minoría, la solidaridad, el saludo, es básico, en cambio en grandes urbes, la gente sigue siendo orgullosa de su mundo y son los menos los que saludan. Y no es que me haya pasado solo en Murcia, me ha pasado en muchas partes donde ciclistas, corredores o senderistas que no te saludan. Cuando yo me inicié en esto del ciclismo, el saludo es fundamental, nunca sabes si puedes necesitar algo de algún compañero ciclista. Asi que si prácticas ciclismo, corres o si haces simplemente senderismo, saluda al prójimo, puede que tenga ese agua que necesites antes de desfallecer.

Dejando de lao mis pajas mentales, retomamos el camino, la llegada a Molina de Segura es mas rápida de lo que esperaba, en realidad la vía es muy rápida y hace que el ritmo sea mas vivo del que creía. Paso Alguazas y tengo ya un tercio de la ruta hecha, son las 9 menos cuarto y aun hace fresco, noto que la humedad ya no es tanta como en Murcia y encima el aire va a favor. De tal manera que en Campos del Río decido parar a desayunar de segunda vez. Me encontraré a los únicos 2 peregrinos a pie, tanto bombo pero poca audiencia, es lo que detecto en este camino.

Tras el desayuno, reanudo la marcha, el ritmo sigue siendo bueno, salvo contadas veces que tengo que exprimirme para salvar pequeñas pendientes pronunciadas.

Paso Albaudiete, La Puebla de Mula y una vez llegado a Mula, me desvío para visitar el Real Monasterio de la Encarnación, pero para variar en España,  está cerrado. Asi que tras recuperar aliento y rellenar los botes de liquido, reanudo la marcha.



Sigo camino a Caravaca, ésta parte viaja por otra Via Verde, en esta ocasión de llama del Noroeste de la Region de Murcia y será el encargado de llevarme hasta Caravaca de la Cruz. La suerte de este camino es que aparte de pasar por túneles, como los que me encontré cuando pase por los Ojos Negros, me encontraré miles de liebres, que incluso me planteo si están domesticadas, porque esperan a que esté cerca para salir corriendo, otras veces solo con el oir el pedaleo o las piedras saltar por el passr de las ruedas, ya salen uyendo.



El viento sigue siendo a favor y consigo llegar a Mulas, donde tomaré otro pequeño descanso, un par de platanos, visita del centro de la localidad y a seguir. La salida de Mulas se hace rapidísima, la ruta tiende a descender y en menos de una hora me planto a las faldas de Caravaca, ya diviso el Santuario y noto como realizado otro objetivo de este viaje.


Antes de dar por conseguido el objetivo, me tocará sudar de lo lindo, pues la llegada al Santuario esta encima de un cerro que tiene cuestas empinadas mas pendientes que las existentes en la Alhambra, menos mal que son cortas, sino tendría que plantear poner pie a tierra.



Llego a la cima, paso por oficina de peregrinos, vacía,  como era de esperar, Año Jubilar pero no termina de atraer a la gente, por lo menos en estas fechas. Recibo mi certificado y me informan que a la tarde hay misa de peregrinos y posibilidad de orar a la mismisima, original, Cruz de Caravaca, por lo que decido irme al alojamiento del día, descanso para reponer fuerzas y visitar Caravaca de la Cruz. Ciudad que cualquier cristiano debería visitar aunque sea una vez en su vida.





Y para finalizar, la ruta del día.
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario