domingo, 22 de julio de 2012

Cno. Frances IX - Santiago - Fisterra (94 km's)

Novena y última etapa, me levanto como si otro dia cualquiera, son las 7 de la mañana y me empiezo a preparar.

Antes de todo, tomo un par de fotos de las torres de la Catedral, el sitio donde he pernoctado ha sido inmejorable.

Salgo sobre las 8 de la mañana direccion Plaza del Obradoiro, hago unas fotos y empiezo a tomar salida.

Aqui los primeros kilometros son de trialeras complicadas, que si no se lleva carga se pasa con facilidad, pero con las alforjas, mas de una vez he tenido que poner pie a tierra y tirar con la bici andando.

Voy pasando aldeas y cuando voy a pasar Ponte Maceira me quedo perplejo de la belleza que esconde esa localidad.

Despues de unas fotos pertinentes, continuo la marcha. Durante las 2
primeras horas el ritmo es muy bajo.  Hago una media de 10 km/h. 

No obstante a partir de Negreira empiezo a subir el ritmo, las piernas las tengo cargadas de los dias anteriores y hacen que vaya con preocupacion por algun tipo de lesion muscular.

Todo el camino ha sido mezcla entre carretera y trialeras preciosas, sin la gente que habia en el dia anterior (antes de llegar a Santiago).   Podria decir que solo el 1% de la gente que llega a Santiago sigue el camino a Fisterra.

Los kilometros y el tiempo pasa, la llegada a Cee, casi al final de la etapa es la mas complicada y tecnica de esta etapa. Teniendo que descender andando.

Despues de pasar Cee, me encuentro con una sorpresa, fiesta Medieval en Corcubion, me paro un rato, me hecho unas risas y disfruto de lo encontrado.

Una vez decidido que ya he estado el tiempo necesario, continuo direccion a Fisterra por carretera, por una opinion de un lugareño, informandome que el camino es impracticable para la bici.

Haciendole caso, llego a Fisterra sobre las 16:00 de la tarde, me quedo vislumbrado de la belleza del pueblo y de la playa.

Mientras voy adentrandome, los amigos que me esperaban me ven y van en busca mia, nos vemos antes de llegar y finalizo el camino en el faro.

Este camino lo recomiendo hacerlo, sobre todo para ver el atardecer y como se esconde el Sol debajo del agua.

Ni que decir, queme mis guantes que aguantaron desde Paris y me han tenido que aguantar mucho.

Lo demas, sentimiento puro.

A todos, espero que os haya gustado mis cronicas y a pensar en el nuevo reto.

Un Saludo a Todos